Inicio Monumento Natural de Los Órganos

Monumento Natural de Los Órganos

Monumento Natural de Los Órganos
19-07-2018

Situados al noroeste de la isla, suponen el mejor ejemplo en Canarias de pitón sálico, donde la erosión marina ha dejado al descubierto un espectacular conjunto de prismas

En este espacio aflora una de las zonas más antiguas de la isla, el primitivo complejo basal sobre el cual se construyó todo el edificio subaéreo. Se trata pues de un punto de gran interés geológico por su singularidad e importancia científica. Sobresale además el elemento natural de los acantilados de Los Órganos, de gran belleza paisajística, que constituye para la isla una estampa clásica de este sector costero.

La viscosidad de las lavas dio lugar a que éstas ascendieran con dificultad por el conducto eruptivo, expandiéndose al final del mismo, ofreciendo formas achatadas, conocidas genéricamente por cúmulo-domos.

Posteriormente, la erosión desmanteló el material externo que las recubría, permitiendo la aparición de un pitón o roque.

En el caso de Los Organos, la labor del mar ha permitido descubrir la estructura interior de este pitón, que ofrece un sorprendente ejemplo de disyunción columnar.

La formación de dichas columnas, que semejan auténticos tubos de un órgano gigantesco, están en relación con el grosor alcanzado por estas lavas traquíticas. Su gran espesor determina que el enfriamiento sea muy lento. Cuando finalmente se enfrían, experimentan una retracción por pérdida de volumen, lo que provoca una fracturación en planos (diaciasas), que aparecen ordenados.

La conjunción de estas diaciasas, es la que da lugar a los prismas de sección poligonal que hoy vemos.

Su posición en el litoral de la isla, y en una zona prácticamente inaccesible, hace que la contemplación de todo el conjunto sólo sea posible desde el mar.

No toda la estructura columnar aparece sobre la superficie de las aguas, pues buena parte de ella se encuentra sumergida, dando lugar a unos singulares fondos. Se ha considerado junto a sus valores geomorfoiógicos y paisajísticos, la riqueza biológica que se alberga en todo este sector del litoral gomero, como uno de los elementos claves a la hora de plantear su declaración como Reserva Marina. Es zona propia para algunos invertebrados, como la lapa de fondo (Patella crenata), siendo también un lugar ideal para la cría y desarrollo de peces como la vieja (Sparisoma cretense). A ello se suma el interés botánico de las zonas de mareas y los fondos someros.

Declaración:

Este espacio fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias, como paraje natural de interés nacional de Los órganos, y reclasificado a su actual categoría por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias.

Otras protecciones:

Todo el monumento es por definición área de sensibilidad ecológica a efectos de lo indicado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención de Impacto Ecológico. Además, ha sido declarado zona de especial protección para las aves (ZEPA), según lo establecido en la directiva 79/409/ CEE relativa a la Conservación de las Aves Silvestres.