Información general

Geografía de La Gomera

Geografía de La Gomera

La Gomera es una pequeña isla de origen volcánico situada en el archipiélago canario, en el Océano Atlántico. Con una superficie de tan solo 370 km² y 100 kilómetros de costa, la isla cuenta con una orografía abrupta y una gran variedad de paisajes que la hacen muy especial y atractiva para el turismo.

La Gomera está formada por una gran meseta central rodeada de altas montañas y profundos barrancos. Esta meseta, que se eleva a una altitud de 1.487 metros en el Pico de Garajonay, es la zona más fértil de la isla, con una gran variedad de flora y fauna autóctonas. La meseta está cubierta por un bosque de laurisilva, un tipo de bosque subtropical húmedo que se caracteriza por la presencia de laureles y otros árboles de hoja perenne.

Tiene una forma notablemente redonda, aunque con una ligero alargamiento NO-SE, que es la dirección dominante de las estructuras de relieve. Toda la isla es un macizo antiguo, que no a tenido manifestaciones volcánicas en todo el Cuaternario. Así pues la erosión a transformado profundamente la isla, siendo los barrancos muy profundos y desarrollados, con interfluvios estrechos y de aguda crestas, y cuyos cauces se encuentran cubiertos por derrubios. Los barrancos se disponen de manera radial en torno a Garajonay. Garajonay presenta una forma de cúpula, con pendientes mucho más suaves que el resto de la isla.

En las laderas de las montañas que rodean la meseta, encontramos una gran variedad de cultivos, como plátanos, papas, viñas y almendros, que aprovechan la humedad que se acumula en la meseta y las lluvias que se producen en las cumbres. Además, en los barrancos que descienden de las montañas, encontramos una gran variedad de vegetación endémica, como palmeras y dragos, que son especies emblemáticas de la isla.

Uno de los elementos más destacados de la geografía de La Gomera son sus profundos barrancos, que se originan en las cumbres y descienden hacia la costa. Estos barrancos son muy importantes para la vida de los habitantes de la isla, ya que proporcionan agua para el riego de los cultivos y para el consumo humano. Además, en los barrancos se pueden encontrar cascadas y pozas naturales, que son lugares muy populares para el turismo.

El otro rasgo característico del relieve de La Gomera es su costa acantilada, sólo interrumpido por la desembocadura de los barrancos. Estos acantilados presentan paredes de entre 100 y 300 metros, notablemente verticales, y incluso en extraplomo. A pesar de ello La Gomera cuenta con una gran variedad de playas, calas y acantilados. Las playas de la isla son principalmente de arena negra, debido a la composición volcánica del suelo, y se encuentran principalmente en la zona suroeste de la isla. Algunas de las playas más destacadas son la playa de Santiago, la playa de Valle Gran Rey y la playa de La Calera.

Por último, cabe destacar que la geografía de La Gomera ha influido de manera decisiva en la forma de vida de sus habitantes. Debido a la orografía abrupta de la isla, la comunicación entre los diferentes pueblos y núcleos urbanos es difícil y se realiza principalmente a través de carreteras estrechas y sinuosas. Además, la agricultura y la ganadería son las principales actividades económicas de la isla, y se basan en el aprovechamiento de los recursos naturales que ofrece su geografía.

En resumen, la geografía de La Gomera es muy variada y especial, con una gran meseta central rodeada de montañas y barrancos profundos. Esta geografía ha influido en la vida de sus habitantes y visitantes, y ha creado

  • Compatir en:

Blog: Lo más leído