Monumento Natural de Roque Cano

Monumento Natural de Roque Cano
19/07/2018

La espectacularidad de este roque radica en su carácter de elemento singularizado del paisaje, que constituye una estructura geomorfológica representativa de interés científico.

Repartidos a lo largo de buena parte de la isla sin embargo el sector noroeste presenta un menor número de roques, muestras de la actividad volcánica intrusiva. Uno de los más destacados es el Roque Cano, en la margen derecho del barranco de Vallehermoso, no muy lejos de su desembocadura y presidiendo esta localidad gomera.

La espectacularidad de este roque radica en su carácter de elemento singularizado del paisaje, que constituye una estructura geomorfológica representativa de interés científico. Sus paredes cuentan con una excelente muestra de hábitat rupícola, con una alta biodiversidad endémica, donde no faltan elementos exclusivos, con especies raras y amenazadas como la margarita (Argyranthemum caltichrysum) o el senecio gomero (Senecio hermosae), estando algunas de esas especies protegidas por normativas nacionales e internacionales

El mismo se encuentra catalogado como espacio natural protegido.Aflora en un  área donde se presentan materiales antiguos, de edad miocénica, correspondientes a la Serie Traquifonolítica. A su vez esta zona se sitúa en medio del amplio espacio donde asoma el llamado Complejo Basal, formación submarina, que supone el basamento insular, visible en contados lugares del Archipiélago.El desmantelamiento erosivo ha sido el responsable de poner al descubierto este domo fonolítico. En su origen se presenta como una aguja o protusión, que sufre el empuje de la columna eruptiva. La erosión diferencial permite posteriormente la conservación del cuerpo central de lava masiva, más resistente, mientras que elimina los materiales escoriáceos externos, más débiles. Finalmente ha quedado un impresionante monolito, de verticales paredes, que alcanzan 250 metros de desnivel en su fachada Norte.Dentro de una zona ampliamente afectada por la actividad humana, el Roque Cano se sitúa en un espacio donde la formación predominante es el sabinar (Juniperus phoenicea), si bien ya en las cercanías del Roque se evidencia una transición hacia el monteverde.Es lugar de interesantes especies vegetales. Se señala una curiosa gramínea, el pajonazo (Brachypodium arbuscula). En las laderas del norte, es posible encontrar una cerraja (Sonchus regis-jubae), la lengua de pájaro (Globularia salicina) y la retama (Teline gomerae). Para la vertiente sur, se apunta un endemismo local, el Senecio hermosae, otra cerraja (Sonchus ortunoi), un verol (Aeonium viscatum)...

Declaración

Este espacio fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias, como paraje natural de interés nacional de Roque Cano, y reclasificado a su actual categoría por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias.

Otras protecciones

Todo el monumento es por definición área de sensibilidad ecológica a efectos de lo indicado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención de Impacto Ecológico.